jueves, septiembre 24, 2009

Dejen de golpear el poortoooon...



Es difícil imaginar tener doce años, y tener que privarse de ciertas cosas, como tres meses de vacaciones cada cambio de año en la escuela, o una buena bicicleta para dar la vuelta a la manzana, más que nada es difícil imaginarse tener doce años y no tener un buen amigo como mi ahora compadre Manuel Díaz Flores.
Manolo era un tipo simpático, aunque a veces me hacia llorar , quitándome los zapatos y una que otra maldad, jugábamos de todo tipo de cosas como canicas, trompo, turista, escondidas, futbol y hasta penales utilizando como porterías su portón y el mío, claro sin faltar los respectivos gritos de las dueñas de las casas.
Así es como ha transcurrido una amistad durante muchos años, han pasado cosas muy buenas y malas, pero pienso que eso ha servido para fortalecer nuestra amistad.
Hace poco me dijo que le gustaría que nuestros hijos jugaran juntos como algún día lo hicimos, y quiero decirle que ese también deseo que sean tan buenos amigos como lo hemos.
Total ya tenemos a las mamás regañonas y amargadas que van a regañar a Angelito y Manolito (el cochi feroz y mi comadre súper sangui).
Nos vemos luego.

1 comentario:

  1. que diferencia de años pero siguen estan casi igual ajajajajajaj como ha pasado el tiempo verdad Eloy veo esas fotos y digo si que ha pasado el tiempo un saludo para ti y marcelo y sus familias respectivamente

    ResponderEliminar