lunes, febrero 08, 2010

¿En caja o en globo?

Vengo de una familia telegrafista por ambos ramas de mi árbol genealógico, por lo tanto el 14 de febrero los celebraban en grande y no por ser el día del amor y la amistad sino por el hecho de que también se festejaba el día del telegrafista así que aprovecho y les envío una felicitación adelantada a todos los telegrafistas.


Ya en mi época de galán he pasado muchos 14 de febrero que recuerdo con mucho cariño, pero este en especial. El primer día del amor con mi cochi feroz.

Tres días antes del esperado día, y haciendo malabares económicos me hice de un buen capital para comprar un regalo “digno” que fue una gran rana rene de los muppets, buscando el complemento perfecto para el verde y parlanchín muñeco, fui a una tienda que tenía como novedad para esas épocas, guardar cualquier tipo de obsequios en globos (wow), así que decidí envolver el regalo en un globo gigante que dejaba ver al la rana con sus largas patas y brazos acompañada de otros globos mas pequeños, confeti etc. etc.

Primero pensé enviarle el regalo, a su escuela, pero no se qué cambio mi decisión y fui personalmente a dejarlo. Para ese tiempo no había celulares así que tuve que realizar un trabajo de investigación para ver a qué hora tenia libre y así llevarle el voluminoso regalo en el momento de sus alimentos.

Así entonces decidir darla vuelta por toda la escuela y salir exactamente en la cafetería, la cual estaba abarrotada de estudiantes de preparatoria y universidad.

Estaba milimétricamente a tres metros de ella, cuando por azares del destino y a punto de entregarle el regalo me tope con un árbol de limón recién regado, el cual al contacto con el globo exploto en forma de bomba, todos al escuchar el sonido voltearon incluyendo mi cochi feroz, yo a su vez veía caer en cámara lenta y dando dos vueltas tipo clavadista con grado de dificultad 9.2, a la rana que como destino final fue un charco de lodo, por supuesto todo el mundo se reía y yo enojado levante de un brazo al muñeco junto con dos globitos sobrevivientes y se los di en la mano.

Lo único bueno de ese día fue ver a mi cochi y escucharla decir, gracias. Te quiero. El fin de ese muñeco lo ignoro, pero el fin de la historia de amor no.

Espero tengan el mejor día de San Valentín.

Nos vemos luego.

2 comentarios:

  1. COMPADRE, SI ESTÁS BUSCANDO QUE MI COMADRE TE PERDONE CON ESTA ENTREDA, YO CREO QUE SI LO LOGRAS... JAJAJAJA... QUE BUENA HISTORIA, CADA VEZ QUE LA CUENTAS ME MUERO DE RISA... FELIZ DÍA!!!

    ResponderEliminar
  2. Oh my God!! JIji que ternura con tu ranota jeje yo creo que cuando hay amor como entre ustedes ni el lodo detuvo el detalle...Felicidades por que esa historia de amor continúa...

    Mily

    ResponderEliminar