lunes, noviembre 30, 2009

Jo Jo Jo Jo


Tengo recuerdos vagos de cuando era niño como flashes de imágenes, así que no me acuerdo de la sensación que tenía al saber la llegada de Santa Clos.
Hace cuatro años Lupita mi nena que en ese entonces cursaba el 2º año de kínder me dijo, la maestra Villi te quiere hablar papi (la directora), a lo que le conteste, te portaste mal lupis o no hiciste tu tarea, moviendo la cabeza me di la respuesta, llegando al cubículo de la directora me dijo que la niña se quedara afuera y me sugirió, “necesitamos Santa Clos para el día de la posada y el elegido es usted”, mi respuesta sin pensar las consecuencias fue “si con mucho gusto”.
Lupita esa semana nos decía, verdad que me estoy portando bien, estoy contenta de ver a santa, ya hice mi carta, etc.
Paso todo el programa de ese día esperado por lupis, representación teatral, bailables, y otras cosas teniendo por audiencia en primera fila a todos los niños del kínder y atrás los padres menos su servidor, gracias al papel de santa.
Ya con nervios me cambie, estaban a mi lado tres reyes magos y fue cuando de repente dijeron, es hora de dar lo regalos. Al entrar al escenario escuchamos una cantidad de gritos ensordecedores de los niños emocionados de ver a santa y a los tres reyes magos. Rápidamente me reía jo jo jo jo, busque a lupita que me miraba atónita, ese fue el momento en el que me di cuenta como se siente y recordé cuando me tomaron la foto que ven arriba de seguro sentí lo mismo que lupis.
Desafortunadamente la felicidad de ver a mi hija con esa mirada no me duro mucho, y es que pese a que los reyes magos tienen su carisma santa se los lleva de cola, niño a niño, me hicieron que los abrazara y que me tomara infinidad en verdad infinidad de fotos (estas cámaras digitales de ahora tienen mucha capacidad jaja), paso maternal a, maternal b, primero, segundo y los pesados de tercero, mi espalda no podía mas pero teníamos que seguir adelante.
Paso lupita y le dije como te has portado, jo jo jo, al lo que me contesto con un tono de alegría y miedo, más o menos, la abrace y llore.
No voy a olvidar que hasta año nuevo me duro el dolor de espalda de tanto chamaco que abrazaba, pero mucho menos olvidare la felicidad de lupita en ese momento.
Entonces vamos a ver que nos trae santa.

Nos vemos luego.

2 comentarios:

  1. yo creo que santa se les adelanto demasiado con tremendo regalote cargado de felicidad que les dió kiki... Espero que este ultimo regalo sea de mucha salud, felicidad y paz para tu familia. Te amo mucho. Gracias por todo tu apoyo..........

    ResponderEliminar
  2. que buen relato compadre... pero la verdad ya se habian tartadado en elegirte de santa, era mucho desperdicio... compadre deseo de todo corazón que esta navidad y el próximo año sea de mucha más felicidad para ustedes, los queremos mucho...

    ResponderEliminar